jueves, 26 de marzo de 2015

blade runner

El sábado me escapé yo solito, cual inadaptado social noventero, al cine. Reponían la mítica "Blade Runner" en versión original subtitulada, el montaje del director, o sea, planazo pajillero máximo.

Lo bueno de carecer de memoria es que puedo ver las pelis varias veces porque no me acuerdo de nada. Miento, sí me acuerdo de si me han gustado o no, y sé cuales son obras maestras o jodidas emes, pero solo me quedan recuerdos de las sensaciones que experimenté al verlas,  sería incapaz de describir un par de escenas y mucho menos de contar de qué van.

Así que volver a ver esta maravilla oscura (y ochentera) de ciencia ficción casi como si fuera la primera vez (solo la había visto 4 veces antes) me resultó una experiencia mística. El ambiente cargado del mundo en 2019, los edificios, las calles, la lluvia, ... impresionante. La música de Vangelis es una protagonista más, forma parte de nuestro subconsciente colectivo, la reconocería hasta un recién nacido porque nacemos con ella impresa en nuestras cadenas de ADN. 

Salí del cine en medio de un día desagradable, gris y frío sintiéndome reconfortado y agradecido, como el protagonista de la película. Y me temo que el argumento se me perderá de nuevo en el tiempo como lágrimas en la lluvia...


No hay comentarios:

Publicar un comentario