miércoles, 10 de diciembre de 2014

la que se avecina

Hoy (viernes) han empezado las obras de rehabilitación de la cubierta de mi comunidad de vecinos, sí, de esa de la que soy gilipollasmente presidente por reeleción. Ya conté que como soy un cachondo me ofrecí a prolongar mi "mandato" el tiempo necesario hasta que acabasen las obras que iban a empezar en verano...

El caso es que una vez decididos a hacerlas, incluso con ampliaciones y todo, no han empezado hasta hoy. Pero claro, no todo iba a salir bien a la primera, el secretario que se comprometió a pedir el permiso para que la comunidad de al lado nos dejase ocupar su espacio lo hizo.... pero a una comunidad que no era!!!, y en cuatro meses no se da cuenta hasta el día anterior a empezar...... ¡ole por él!.

Pero no pasa nada, me pongo a goolgear y con ayuda del catastro y la guía de teléfonos me pongo a perturbar a los vecinos de la comunidad correcta, ¿el resultado?, pues que parece que es una comunidad de negacionistas... panda de raritos, no nos dejan pasar... pues mira, una parte de la obra menos, que se jodan.

La gente somos de entrada como un poco cerraditos, ¿no?, y no te cuento nada si encima la gente es de Valladolid, entonces ya no en cerradismo, ya es la absoluta negación, la gravedad cero más perfectamente lograda por el ser humano.

ACTUALIZACIÓN:
Solo por joderme la entrada del blog, llega la presidenta negacionista y me llama hoy (lunes por la tarde) para decirme que vale, que nos dejan...... estas vallisoletanas total de llevar la contraria.... me tienen frito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario