martes, 16 de diciembre de 2014

el dr y las drogas

No hace mucho, hablando con AC, salió el tema de cosas que hacer en el caso en que te dijesen que te quedan dos telediarios para cambiar de dimensión. En mi lista estaba el probar varias drogas duras, lo sé, es una bobada, pero es mi lista.

Las drogas así en general me dan muchísimo miedo, tiemblo solo de pensar en sus efectos sobre mi cabeza-hormigonera, las tengo pánico. En condiciones normales ni se me ocurriría, no las disfrutaría, tan solo el pensamiento de quedarme atrapado en una especie de paranoia o mal viaje anularía sus efectos. Por no hablar del miedo a la dependencia, a la adicción. Yo que soy muy de adicciones (aspartamo, café, música, cocacola light, telebasura, regaliz, ...) no quiero ni imaginarme. Bueno sí, me veo como un yonki con chandal, y con lo poco que me gustan los chandales, como que paso.

Quede claro que en ningún momento defiendo su represión, para nada, la droga está ahí, el que la quiera que la use respetando a los demás. Hace no mucho vi un capítulo del Tea party de Alaska y Mario en el que trataban el tema, muy recomendable, además sale Fernando Caudevilla, un tipo muy responsable y con la cabeza superamueblada que colabora con energycontrol


,

Todo este rollo viene de las ganas que me entraron de probar el MDMA, el éxtasis, tras leer el primer capítulo de Energy Flash la Biblia de la música electrónica, un ensayo-tratado de ¡¡700 páginas!! que recorre y desmenuza la historia de la cultura de baile. Según avanzaba por las líneas más ganas tenía de meterme un eme y salir a alguna macrodisco poligonera. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario