jueves, 27 de noviembre de 2014

cosas pequeñas, alguna incluso bonita

Entre unas cosas y otras no me pongo a escribir, tampoco es que me estén pasando cosas espectaculares ni siquiera emocionantes o interesantes, simplemente estoy atareado y menos ocurrente.

Parte del tiempo lo he pasado escribiendo por fin la lista de pequeñas cosas que se me están acumulando y empiezan a formar una pequeña masa inquietante. Y no solo las he listado, incluso me he puesto a hacer alguna de ellas. Sin ir más lejos me he puesto a actualizar la contabilidad de la comunidad de vecinos, un trabajo decimonónico, consistente en pasar a mano los apuntes de gastos e ingresos con letra redondilla en un libro de cuentas de esos que ahora venden en los chinos. Apasionante vamos. Es curioso ver la reacción de mis hijos cuando me ven coger papeles y un boli... les resulta muy gracioso ver a su padre "trabajar", escribir y hacer cuentas como ellos y encima a mano, sin ordenador, tablet o móvil...

Otra cosa que he retomado es el "club de lectura" con las niñas. Lo habíamos dejado aparcado hace muchos meses, normalmente llego agotado a las nueve y media y lo único que quiero hacer es hacer desaparecer a la chavalada para cenar y desconectar, el cansancio motivó el que dejáramos ese hábito tan bonito que llevábamos. Pero pensándolo bien, descanso más sentado acompañándolas un rato en sus lecturas que el tiempo que tardo en decir que no al club y en pelear para que lo entiendan, se metan en la cama y no peleen entre ellas mientas cada una no-lee su libro. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario