jueves, 30 de octubre de 2014

los problemas de la vida moderna 1

¿cómo sale uno de un grupo de guasáp y encima lo hace airoso?...

Situaos: Hora de la siesta, dormitas o al menos lo intentas, has conseguido que tus hijos desaparezcan, ya sea también en los brazos de morfeo o de los brazos de los monitores de las extraescolares... pero de pronto el móvil vibra, cuando no pita estridentemente... ¡¡¡joder, qué susto, ¿qué pasa ahora?!!!... miras el p*** móvil y resulta que es un guasáp absurdo de algún componente de uno de esos grupos de guasáp en los que alguien te ha metido sin comerlo ni beberlo y que en realidad te importa una p*** mierda. Puede incluso que en su día estuvieses de acuerdo en entrar en ese grupo, pero el tiempo pone a cada uno en su lugar, y el tuyo desde luego que no está ya ahí.

El abanico de grupos en los que se entra pero de los que no se sabe cómo salir es grandísimo, desde el grupo de padres de los niños de la clase de los tuyos, hasta el clásico de compañeros de trabajo... pero ¿cómo coños salimos del grupo sin resultar bordes, sin que parezca que te importa una p*** eme lo que tengan que decir, sin resultar maleducados, ni nada parecido?, porque sabréis que al abandonar un grupo el chivato del guasáp deja rastro... "fulanito ha abandonado el grupo"

Se me ocurren 3 opciones para lograr la empresa:
a) Agachar la cabeza y no salirse, aguantar carros y carretas pero muy dignamente humillar.
b) Sugerir a los capos de guasáp que incorporen la opción de introducir una pequeña disculpa en el aviso que sale cuando abandonas. Daría mucho juego, yo lo utilizaría para mentir como un bellaco inventando excusas de mierda, pero sería una opción muy divertida para tocar las narices en los grupos animados.
c) Cambiar de número de teléfono y disimular...

Sin duda alguna mi elección es la c), todo sea por no perturbar a nadie.

2 comentarios: