martes, 28 de octubre de 2014

la buena ventura

El sábado fuimos a Madrid, vimos la cola kilométrica delante de la puerta de Doña Manolita, vimos también a Mickey y Minnie Mouse, Bob esponja, Winnie the Pooh, Hello Kitty, en la Puerta del Sol, la calle Preciados abarrotada de gente, ... lo típico vamos.

P. piensa, de manera acertada,  que Madrid es un parque de atracciones, para que no se llevara un chasco total pasamos por la Puerta del Sol y así que viera a los personajes de la tele, y pasó bastante miedo, porque joder la cantidad de mierda que tienen los disfraces... y ya ni te cuento cuando la Minnie se levanta la cabezola y aparece una señora de 654 años sudamericana con cara de cero amigos... miedo no, ¡pánico!.

El caso es que además de personajes de la tele, trileros, carterístas, paletos y otros especímenes, nos cruzamos con las típicas gitanas vendiendo ramas de romero... como no, me pilló una y la tuve que dar dinero, ¡¡¡dos euros!!!!, que para salvar el trago es un pastizal... pues no va la muy ladina y me pide la mano para leermela!!!, ¡ni de coña!, la grité un par de veces que no se la dejaba, que me daba mucho miedo, y ella venga a insistir en leerme la buena ventura,... como no se la dejaba, dando una vuelta de tuerca más a la psicología gitana, me suelta: ven para acá, déjame la mano que te diga quién te está haciendo mal, te diré quién es la persona que te lo está haciendo..... ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡pero si nadie me está haciendo mal!!!!!!, ¡¿pero qué dice señora???!!!!....

Y todo esto con la sombra de una posible maldición gitana si se mosqueaba... ¡casi me muero!, menos mal que le recordé que para la buena suerte y curarme de los males le había comprado el romero y ¡por dos euros nada más ni menos!!, …. así que cambió de cara, me puso una sonrisa y me dio la razón dejándome en paz….¡¡¡uffff!!!!.

Con la suerte no se juega, eso lo tengo claro, igual que creo que se puedan adivinar cosas leyendo la mano y por eso mismo me da miedo y no dejo a nadie que me adivine ni me diga nada de mi futuro o de mi buena o mala suerte. 

Solo he dejado una vez a una amiga que me dijera cosas en función de las líneas de mi mano, le dejé porque no eran sobre el futuro ni la suerte ni nada de eso, simplemente empezó "viendo" en uno de mis dedos que yo era cero o casi cero "espiritual", que era más de ser "práctico" y "materialista", eso me relajó y ya dejé que me pronosticara. Lógicamente me dijo cosas que esperaba, la que más me gustó es que dijo que en la vida había aprovechado bastante mi potencial, es decir, que la línea de la potencialidad estaba muy próxima a la de la realidad... A mí todo lo que sea decirme cosas buenas me gusta, también me llamó soberbio y otras cosillas, pero esas no me las creo, (me parece que se las inventó...)

Siempre he creído que he tenido buena suerte en la vida pero al mismo tiempo tengo la teoría que la suerte es un juego de suma cero, es decir, que al final la buena se compensa con la mala y ambas se neutralizan en el cómputo de toda una vida, por eso vivo con la duda o el temor de que empiece a llegarme esa mala suerte que considero que todavía no he tenido, vamos, que el caso es no disfrutar y eso... espero estar equivocado en este caso. 

Por si acaso intento o itentaré cuidar la suerte, hace poco hablaba con AC sobre este tema de la suerte, creo que ambos estábamos de acuerdo en que hay que trabajar en ello, yo lo llamo sembrar para luego recoger. Todo surgió por un mensaje en una galletilla de la suerte... ¿causalidad o casualidad?

No hay comentarios:

Publicar un comentario