viernes, 19 de septiembre de 2014

¡Sol, camina conmigo! (capítulo 2)

Se me quedaron olvidadas algunas tontunadas veraniegas de esas que pasan por la cabeza mientras habitas en esa zona previa al sueño, tumbado en la hierba que rodea la piscina, que podríamos llamar felicidad absoluta:

a) La vida en alpargatas es la única vida que procede: cada día lo tengo más claro, después de descubrir mi lugar en el mundo, lo siguiente debería ser pensar en cómo vestir allí. Con alpargatas en todo momento, está claro. Nada malo te puede pasar cuando te calzas unas, son ligeras, frescas y cómodas. Andar con ellas es lo más parecido a estar pisando continuamente el campo aún en medio de la ciudad. Las últimas que se me han antojado son estas, lo digo por si alguien me las quiere regalar (un 43).

b) Sanxenxo me cansa, buffff, lo cierto es que le tengo un cariño, son casi 30 años yendo, pero esta última vez me atufaba tanta gente, lo que antes me hacía gracia (pijismo rancio) ahora no tanto, el caso es que hace tan bueno, se come tan bien y la costumbre... casi obliga. Ahora mismo me veo más perdido en Formentera. Bueno, queda un año.

c) ¡Qué buenos son Los Planetas!, pasan los años, se han funcionarizado, solo se les nota cómodos con los temas más flamencos y oscuros, J. es la estrella y el resto gravitan a su alrededor, ... y todo lo peyorativo que se me pueda ocurrir, pero siguen siendo los mejores.

d) He estado pensando que a lo mejor el "Kid A" de los plomizos (Radiohead), no es tan malo como pensaba. Solo he tardado 14 años en darme cuenta de que quizás estaba un poco equivocado, que el resto no eran tan idiotas como yo pensaba, pero solo quizás, ahora soy capaz de escucharle entero. Como me dice PL: "Es increíble la facilidad con que criticas todo sin ninguna clase de fundamento"


No hay comentarios:

Publicar un comentario