lunes, 15 de septiembre de 2014

¿qué lees?

No suelo cerrar ningún propósito ni proyecto en los que me embarco, este mismo año me propuse hacer una sesión musical alrededor de las canciones que marcaron o definieron mis primeros 40 años, algo así como la banda sonora de mi vida y en el intento me he quedado. 

A cambio este verano he saldado una deuda de hace más de 20 años... ¡leerme "La Regenta"!, ¡ole yo!. Fue en segundo de Bup cuando nos recomendaron fervientemente la lectura de semejante tochazo, cuyo mayor aliciente era comprobar cómo los míticos culebrones de finales de los 80 ("Dallas", "Falcon Crest", "Santa Bárbara", ...) no estaban tan lejos de las andanzas de los personajes del folletín de Leopoldo Alas. Lógicamente hice el caso para el que está preparado un teen educado en una egb que separaba niños de niñas, inmerso en un bup con mujeres... (cero, por si quedaba alguna duda), (por cierto otro día reflexionaré sobre las consecuencias psíquicas de la egb monogénera...)

El caso es que estoy en medio de la tarea mastodóntica de leerse la Regenta compatibilizándola con el verano, la piscina, los niños, ferias, internet, teleseries, películas, deportes, ... pero, ¿qué me está pareciendo?: Pues alucinante, difícil pero agradecida, obra maestra, lenta pero segura, obligatoria.

Tanto me está gustando que me he convertido en un pez pedante en las redes sociales, mi facebook, twitter y  whatsapp rebosan de citas y reflexiones extraídas del libro...


"Amaré, lo amaré todo, lloraré de amor soñaré como quiera y con quién quiera; no pecará mi cuerpo, pero el alma la tendré anegada en el placer de sentir esas dos cosas prohibidas por quién no es capaz de comprenderlas"#laRegentaesunafresca #desahogada
(P.D.: Lo reconozco, AC., siempre me lo decías, y tenías razón (¿como siempre?))

No hay comentarios:

Publicar un comentario