lunes, 8 de septiembre de 2014

fan, fan, fan!

Morrissey y su dominio escénico, elegantemente vestido sale perdonándonos la vida desde su nube de glamour egocéntrico, cuatro desplantes y todos rendidos a sus pies prácticamente lamiendo la punta de sus botines o de sus pies desnudos, ¿y qué decir del uso del cable del micro como un látigo?, pues solo tres palabras: el puto amo. 

Frases despectivas para el público español recibidas con vítores, que si los toros, que si no compramos ni un solo disco suyo, que si somos unos paletos, pues si Mozzer eso y más, pero te adoramos.

La única misión en la vida hasta el 9 de octubre será repasar la discografía completa de dios. Y el 9 asistir a su descendimiento de los cielos al palacio de deportes de la comunidad de Madrid.

Contamos con la sombra de la espantada, los genios es lo que tienen... pero con un 1% de probabilidades de que toque nos vale. ¡Solo con que nos vendan la entrada tenemos suficiente!.


No hay comentarios:

Publicar un comentario