lunes, 22 de septiembre de 2014

a la tercera va la vencida... (crónicas corredoras)

El diario del corredor veraniego tenía un tercer capítulo:

"No pensaríais que iba a correr 3 días seguidos, ¿no?. Pues no, además creo que va a ser el día más caluroso del año. Ayer ya me costó dos horas y una ducha dejar de sudar, así que hoy no salgo, hoy me hago unas abdominales y unas flexiones y a la piscina ...

Por la mañana tuve una reunión por un tema de la comunidad de vecinos, sí, sigo siendo el presidente, he renovado por medio año más confirmándome en el top 5 de los más tontos de la ciudad. Uno de los asistentes era un vecino ex-moroso, hacía unos días tuve unas palabras poco amistosas por teléfono. 

¡Qué jodida es la condición humana!, ¿quién no ha defendido alguna vez al culpable de un suceso cuando el ofendido le cantaba las cuarenta?, ... ¿por qué nos ponemos de parte del malo cuando se le riñe?, es automático, una reacción genética diría yo, ¿quién no ha hecho de abogado del diablo en presencia de este?. Seguro que recordáis haber pronunciado frases del tipo: "bueno, ya sabes cómo es", "no ha sido para tanto", "no te pongas así", "¿estás seguro de que no había otra manera?", "¿te has puesto en su lugar?, ..., sí, ¡todos lo habéis hecho!... yo también, pero desde hace años lo intento evitar, estoy fundando un movimiento ciudadano en contra de estas situaciones. ¡¡¡¡Basta ya de ponerse del lado del malo!!!, a tomar por saco la falsa e idiota misericordia con el culpable.

¿Por qué os cuento todo este rollo?, pues porque el ex-moroso que os he citado me llamó cuando todavía era moroso (le había avisado por cuatro veces anteriormente de cuanto y cuando había que pagar), le conté la película de las obras que vamos a hacer y le dije, "pero claro, para tener voz y voto, hay que estar al día de pagos...", pues no va el muy ladino y me dice delante de los otros vecinos asistentes, ¡mientras estos asentían dándole la razón!: "ex-dr, no me gustó nada eso que me dijiste, no me puedes decir esas cosas, me has ofendido".... ¡¡¡¡¡¡Pero cacho ladrón, que el moroso eras tú!!!, joder con la dignidad del pirata. Como dice una tía mía, "la dignidad que se vaya a vivir con su puta madre", ¡paga y votas, petardo!.

Para cerrar el círculo se lo conté a otro vecino que llegó un poco más tarde y me dice: "bueno, ya sabes cómo es" ...

¿Y qué he hecho?, pues nada, humillar, no sacar más el tema, solucionar los problemas y escribirlo por la tarde para desahogarme..."


No hay comentarios:

Publicar un comentario