martes, 8 de abril de 2014

SÍ, llegó el momento: ¡entro en la crisis de los 40!


Desde hoy podéis llamarme señor sin que me ofenda, hablar de sexo de mayores en mi presencia, comparar conmigo el tamaño de vuestra próstata, obligarme a quedar para cenar lechazo en lugares grises y rancios, indignaros si visto con prendas ajustadas o de colores atrevidos (cualquiera que no sea blanco, negro o azul), sacarme de la liga de filfs, hablarme en latín o cualquier otra lengua muerta, subirme al carro de Carracuca, ...

1 comentario:

  1. A partir de hoy tienes licencia para hacer lo que te de la gana, una de las cosas buenas que tiene la edad es que vas perdiendo la poca vergüenza que te queda....
    MUCHAS FELICIDADES!!!

    ResponderEliminar