jueves, 27 de marzo de 2014

¡presidente, presidente!

Por si alguien no lo sabe os diré que suelo soñar con los presidentes del gobierno cuando he cenado en exceso, es gracioso así en abstracto, pero para mi supone un mal rato, una  pesadilla institucional.

El presidente que inició la ronda de visitas fue Aznar, no podía ser otro. De todos los presidentes que he vivido es el que más miedo da o al menos el más propenso al autoritarismo nocturno. No en vano he soñado varias veces con él y su bigote. La primera y más mítica fue hace 13 o 14 años, tras una cena a base de derivados del cerdo en el Vinos Merino, completada con una gira artística por los locales más chungos que acabó cuando el señor del Bimbo comenzaba el reparto. El caso es que el sueño transcurría en Benicassim, en pleno festival. No sé qué narices pasaba, pero el caso es que llegaba el ejército y tomaba el recinto y el pueblo persiguiendo a los fibers. Me recuerdo perfectamente escondido debajo de un banco en un parque, pasando miedo y repitiendo: "no hemos fumado nada, no hemos fumado nada". Mientras, Aznar dirigía la operación desde un barco y ordenaba dar caña a los yonkis y desarrapados esos. (Seguramente le avisaron del desaguisado y se acercó desde Oropesa a comandar el desembarco...)

Hace unos días la estrella invitada en mis pesadillas era Felipe Gonzalez, el presidente más mítico que he vivido. Soñé que Felipe era un crío de 32 años cuando se hizo con el poder, me parecía escandaloso que alguien tan joven pudiese gobernar un país, debe ser que me hago mayor y empiezo a considerar que los jóvenes no tienen ni experiencia ni cualificación para labores tan importantes.

¿Por qué cuento este rollo de presidentes?, pues porque se ha muerto Adolfo Suarez y no he soñado jamás con él. A lo mejor fue porque nunca me he creído mucho lo de la Transición cobarde modélica, ni lo del papel fundamental del rey el 23 F, ni asumo que no se haya juzgado ni se vaya a juzg
ar nunca los crímenes contra la humanidad de la dictadura.

Con otros con los que de momento no he soñado pero de los que si que me he acordado muchas veces (de ellos y de sus señoras madres) son de los dos tontos muy tontos que nos han gobernado los últimos 10 años.

1 comentario:

  1. Muy fan de tu sueño con Aznar y de tu memoria prodigiosa.

    ResponderEliminar