lunes, 17 de marzo de 2014

debate vital

Sigo sin salir de mi asombro. Hace unos días el presunto obispo de Alcalá de Henares comparaba el aborto con un genocidio masivo, se montaba una regla de tres absurda con las víctimas de la Guerra Civil. ¿¿??. Este presunto ser humano que es viejo conocido de este rincón, se está labrando una legendaria carrera de presunto hijodeñú (nunca en sentido literal, que conste). 

[N.delA.: quizás habéis notado que me estoy repitiendo presuntamente, es para no meterme en líos legales, si algo he aprendido de Sálvame son este tipo de truquillos leguleyos...]

Bueno, el caso es que este desalmado cifraba los abortos legales en dos millones de ¿muertes?, muchas más que las víctimas de la Guerra Civil, calificandolo de genocidio silencioso...¿¿¿¿?????, ¿pero este fulano de dónde se ha caído para haber quedado tan mal?, ¿por qué mezcla churras con merinas?, ¿por qué pone el tocino a máxima velocidad?. ¿Por qué no calcular el número de menstruaciones acaecidas desde la promulgación de la ley del aborto como víctimas?, total, no dejan de ser "oportunidades de vida" perdidas, ¿por qué no cifrar el total de poluciones (consentidas y reflejas) y computarlas al menos como mitades de vidas no concebidas?...

¿Por qué?, pues porque todo lo escrito en el párrafo anterior, sobretodo la doctrina de ese, no son más que bobadas, son imbecilidades de un tamaño mayor que la imbecilidad que mató a todas las víctimas de la guerra civil y de cualquier otra guerra. Y el fulano ese de las declaraciones debería ser procesado y condenado penalmente por servirse de su posición privilegiada para insultar a todo ser viviente que se cruza en su camino.

Alguien le debería decir que ante el aborto no cabe debate alguno, solo educación. Es que siendo extremista no sería necesaria ni regulación legal, debería ser una opción libre: ¿no se da cuenta la gente de que el hecho es por sí mismo suficientemente desagradable y desolador para la mujer como para plantearse que se haga a la ligera o de manera despreocupada?, no creo que nadie se levante por la mañana y piense, hala, hoy voy a abortar. Desde mi posición cromosómica de varón no puedo ni imaginarme el dolor que supone a una mujer el enfrentarse a una decisión tan difícil, desagradable y peligrosa, solo puedo intentar darle todo mi apoyo y comprensión, nada más.

Repito, ante el aborto no cabe debate alguno, solo educación, educación desde la infancia, formación en valores y respeto, menos horas de religión en el colegio y más educación en la salud. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario