viernes, 21 de febrero de 2014

los primeros mundos ...

Leo esta noticia muy del primer mundo poco después de pasearme por el Lidl, el supermercado del tercer mundo según los mismos peleles que lloramos la trágica desaparición de la Expedit.

Me encanta el Lidl, la sinrazón de su distribución en los pasillos, las ofertas imposibles que desaparecen en minutos, ... las semanas monográficas como la de alimentación asiática que provocan que visite anualmente sus instalaciones para comprar galletas chinas de la suerte.

Con esto de la recesión y los mercados emergentes, ¿llegará el día en que los chinos en Pekín vayan al Mercadona de su barrio, lleno de inmigrantes occidentales, a comprar latas de banderillas toreras como algo exótico?



No hay comentarios:

Publicar un comentario