lunes, 17 de febrero de 2014

lo personal y lo profesional

He visto "Blue Jasmine", la peli de Woody Allen en 2013. Y está muy bien, un peldaño por debajo de "Match Point", pero al borde de la excelencia. Además está super de actualidad, el pequeño judío atormentado acaba de ser acusado (una vez más) de perturbaniños y la turba se ha levantado en armas pidiendo su cabeza y su denigración profesional. 

Me parece que se confunde la dimensión artística con la personal, y eso no está bien, de acuerdo que yo soy el primero en pecar de confundir las témporas y de regirme por prejuicios de lo más absurdo, pero el que yo lo haga no significa que esté bien. Los ¿sensatos? Astrud ya trataron este tipo de controversias en "los poetas" en la que se critica el abuso y la indiscreción en la vida personal de los escritores por parte de la crítica literaria. Si hay que posicionarse en estos casos yo me pongo de parte de la belleza y de la obra con independencia de la calaña moral del artista, además todos guardamos fantasmas en los armarios, ¿o no?.

Además me jode que sea en este momento pre-entrega de los Oscars el elegido por Dylan Farrow para sacar a la luz los trapos sucios y zancadillear la candidatura de Cate Blanchett que no es que esté bien en la peli, ¡es que ES la película!, está inmensamente brutal en su interpretación de "la infanta Cristina" americana.

Estamos de acuerdo que a esta altura de la jugada, la sola idea de que unas personas sean los putos amos y señores de un país por el hecho de descender de una casta, es regu tirando a mala, pero bueno, el mundo no es justo y el poder del pueblo está totalmente olvidado. Así que el teatro montado en torno al paseillo de la infanta Cristina me parece algo tan o más ridículo que la monarquía.

No es políticamente correcto, pero me creo bastante el papel de la chica, ¿de verdad leéis lo que firmáis?, si fueseis príncipes o princesas ¿qué sería más extraño, vivir en un pisito o en un palacete?. No sé si llamarlo "la teoría del amor ciego" o cómo, pero me la creo, no la disculpo, pero me la creo, tanto o más que a Cate Blanchett en "Blue Jasmine". (eso sí, el desconocimiento no te exime del cumplimiento de la ley).


4 comentarios:

  1. TOTALMENTE DE ACUERDO.

    PP

    ResponderEliminar
  2. Bueno yo me creo mas Blanchett que a la infanta Cristina, al menos Blanchett no se alquilo a si misma su propia casa para defraudar a hacienda. A mi lo de la teoría del amor como que no...pero bueno lo mismo es que es asi de imbecil y firma todo lo que le ponen por delante, con lo cual lastima de dinero tirado en la educación de esta gente para que luego te salgan asi de tontos aunque bueno, lo mismo es algo genetico y no se puede evitar, los Borbones nunca han sido muy inteligentes excepto para criar como conejos.

    Lo de Woddy Allen, no sabe uno que pensar pero como dices deberiamos separar el artista de la persona y no se, algo me huele a podrido, desde que se lio con su ahijada, Mia Farrow no ha parado de darle por saco todo lo que ha podido y mas, yo no la culpo, vete tu a saber como hubiesemos reaccionado ante una cosa asi.....

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. woody allen es un gran artista y sin duda los fantasmas de sus armarios no creo que tengan que ver con los tuyos ni con los de sufjan stevens.Este señor se ha casado con la hija que adopto y a la que ha criado y otra hija suya le acusa sin nada que ganar de abusos durante años ( a ver si vas a creer a la infanta tonta y no a esa chica) Vamos que es un tipejo despreciable lo mires como lo mires.

    saludos
    Anonimo JP

    ResponderEliminar
  4. Coincido en que Woody Allen puede ser un ser despreciable, pero la verdad es que me importa cero. Qué malos son nuestros poetas

    ResponderEliminar