martes, 7 de enero de 2014

volví

Menuda vuelta que me esperaba tras las vacaciones: el jueves y el viernes el cielo se vino abajo, literalmente,  las nubes rozaban el suelo, todo gris y húmedo, las gotas no caían, el agua estaba en suspensión y te calaba sin misericordia. Lo cierto es que tampoco ha estado tan mal,  ya que por obligación tenía que volver, estas adversidades climáticas animan poco a hacer otra cosa que no sea vegetar.

Y vegetar poco he podido estos días al margen de la realidad. Me propuse varios retos, por ejemplo ver una película al día, leer bastante, tomar café con leche grande en taza mientras leía la prensa, pasear sin destino, ..., en resumen: VIVIR.

En esos momentos de vida se te revelan grandes verdades universales, por ejemplo:


a) ¡qué feos son los verdugos de lana de los niños!. Donde esté un gorro y una bufanda que se quite ese invento del demonio.

b) vagabundear por la ciudad, solo, sin objetivos ni ataduras, entrando en librerías, tomando cafés, haciendo nada es lo que A. y yo llamamos "vida de verdad".

c) ¿por qué los sombreros solo sientan bien a los y las guapas?, es una injusticia más con la que tenemos que vivir. Me encontré con I. e iba guapísima con uno, eso me hizo sospechar y me puso sobre la pista de que al igual que las camisetas y las gorras de beisbol, los sombreros solo los deben llevar los guapos.

d) una cocacola light en vidrio de 33 cl es la máxima expresión de la felicidad, en general el formato vidrio de 33 cl es el vehículo oficial de la felicidad, ya contenga aquarius, cocacola o 5 estrellas.






3 comentarios:

  1. Lo de los sombreros es llevarlo con gracia. ¡Lo de las camisetas beisboleras no hay por dónde cogerlo!

    I.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no me refería a las camisetas beisboleras, me refería a las camisetas en general por una parte y a las gorras de beisbol por otro. :)

      Eliminar
  2. Y si contiene 5 Estrellas mejor que mejor :)

    ResponderEliminar