miércoles, 8 de enero de 2014

sí a los regalos, no a las sorpresas

Ya se han ido las navidades, aunque para los católicos no acaban hasta el próximo domingo con el bautizo de Jesús, para los inditexistas (fervientes seguidores del grupo inditex) y para los marquistas (depositarios de la fe en las marcas de moda de toda la vida) las navidades acaban el día 6 de enero con la llegada de los Reyes Magos y el feliz inicio de las REBAJAS !!!!!.

Este año los reyes me trajeron unos pocos regalos y ninguna sorpresa, es decir, han estado muy bien. Soy cero partidario de las sorpresas, porque los regalos que no pides suelen ser sorpresas, pero desagradables. Sí, tan desagradables como lo estoy siendo yo ahora, pero lo siento, esto es algo que llevo pensando desde niño, a la mayoría ya os he contado la desagradable experiencia de recibir regalos que no solo no son lo que querías sino que además te cierran las puertas de otros que quieres. 

Lo de ser anti regalos sorpresa es una de las pocas cosas que tengo claras y que mantengo a lo largo de los años, otra cosa que llevo manteniendo desde hace quince años es la colonia, justo la que se me acabó con el año y la que me han repuesto sus majestades de Oriente.

Aunque mi aroma se esté consolidando como un clásico tradicional, en el vestir estoy evolucionando, he roto con mi pasado zarista (de ZARA) comprando menos cosas pero de más calidad y/o de gente que tiene que salir adelante, como la camisa oxford blanca que me han traído los reyes magos del proyecto THEBRUBAKER, calidad y precio justo.

Como veis el único misterio de reyes magos lo he dejado para el libro de Los Modlin. Una historia sobre una fantabulosa familia norteamericana que se trasladó a España y que acabó en forma de recuerdos tirados en la basura encontrados por casualidad por la persona indicada. Esta historia ha dado para un cortometraje ganador de un Goya, una referencia en la literatura más moderna, un cuarto milenio y ahora un libro que me voy a leer en breve...

No hay comentarios:

Publicar un comentario