lunes, 13 de enero de 2014

nuevas reglas

El final del año tradicionalmente es el momento para establecer objetivos y  reglas que (no)seguir durante los siguientes meses, por supuesto que me apunto a este tipo de cosas. Y si ya conté mi evolución textil, hoy toca el turno de las lecturas.

Aprovechando el buen momento de la literatura musical en el mundo editorial patrio (Chelsea Ed., Contra, Libros de Ruido, Lengua de Trapo, Libros de Kirlian, ...) he decidido que este año voy a alternar una novela con un libro musical, así de simple.

Ya he empezado con la nueva rutina, y así me leí el conjunto de relatos de Junot Díaz, "Así es como la pierdes" y ahora me estoy leyendo ahora el tochazo "Nuestro grupo podría ser tu vida. (escenas del indie underground norteamericano 1981-1991)"  de Michael Azerrad.

Sobre el librito de Junot Díaz tengo que decir que es breve y se lee rápido, que es tanto como decir nada, precisamente la sensación que me dejó. Y me jode, porque con la anterior novela, que ganó el Pullitzer, me maravilló. Así que le tenía muchas ganas a esta compilación de micro relatos sobre las relaciones amorosas de Yunior, el alter ego de Junot, además sabiendo que está en casi todas las listas de lo mejor del año 2013. Pero no, no me pareció para tanto, está bien y eso, es gracioso el spanglish e incluso tiene momentos muy reivindicables, pero no, no me ha salvado la vida...

Todo lo contrario que el libraco para inadaptados sociales (el del indie americano), que es una jodida maravilla. Se trata del Antiguo Testamento de la mierdamúsica en que me he criado, y digo Antiguo Testamento porque finaliza en el momento en que tanto el indie como mi persona nos hicimos mayores y disfrutamos de la revolución y nuevo orden musicomundial, todo lo que sucede tras ese punto (1991/Smells like...) es MI vida, pero para entender el origen, el ¿de dónde venimos?, para eso está este ensayo sobre 13 bandas que tejieron la red sobre la que bailamos los que cumpliremos 40 este año.

"El 24 de septiembre de 1991 salió a la venta un álbum titulado Nevermind de un grupo llamado Nirvana. En cuestión de semanas, se convirtió en disco de oro, al poco tiempo desbancó a Michael Jackson del número uno de mejores álbumes de Billboard y llevó a la periodista musical Gina Arnold a afirmar: "Hemos ganado". Pero, ¿quién era "nosotros"? Y ¿por qué "nosotros" éramos tan diferentes de "ellos"?.

"Nosotros" era un variopinto conjunto de fanzines, emisoras de radio universitarias y underground, programas locales de cable, tiendas familiares de discos, distribuidores y sellos discográficos independientes, flyers promocionales, bares de copas y locales alternativos, representantes, grupos y fans que habían ido cobrando fuerza durante más de una década antes de que la industria se percatara de su existencia.

Esta gente emprendedora, que había pasado inadvertida para las grandes compañías discográficas, había construido una eficaz red clandestina de promoción, comunicación y distribución; una auténtica vía cultural underground. ... Y Nirvana, con estrategia de guerra de guerrillas incluida, se había erigido milagrosamente en el vencedor."

Joer, después de leer ésta primera página del libro y haber vivido con 17/18 años ese momento, más asistir al homenaje a la Velvet Underground en la Jockey, ¿quién no mataría por leerselo entero?

No hay comentarios:

Publicar un comentario