miércoles, 4 de septiembre de 2013

Tiddles se quiere escapar

Estaba comiendo más solo que la una, la casa dormitaba la siesta y mis pensamientos seguían en bucle laboral, de pronto escuché ruidos como de obras, de alguien haciendo una chapuza en el patio comunitario, "¿qué raro?, no son horas para limpiar el patio o para ponerse a rascar nada". 

Presté más atención, no era un humano, era Tiddles, la tortuguita de las niñas, la pobre estaba en vertical intentando trepar como Spiderman por las paredes de su ¿pecera, terrario?. Creo que Tiddles quiere salir de su vida pequeña, dar una vuelta por nuestro mundo. 

Lo que no sabe Tiddles es que nuestro mundo es demasiado grande, no solo para ella, también para nosotros, al menos para Bowie y para mi, ambos sufrimos miedo escénico , él se lo puede permitir, yo no, ninguno de los dos deberíamos tenerlo, pero lo tenemos. Como siempre digo, todos tenemos problemas, Tiddles, Bowie y yo (menudo título para una novela, un cuento o una canción). Pero vamos, el viernes mi miedo escénico parte rumbo a Bruselas.

1 comentario:

  1. Qué tierno...! A mi a veces me encantaría ser tortugita y quedarme a salvo en mi caparazón...

    ResponderEliminar