miércoles, 14 de agosto de 2013

¿claudiqué?, claudicó

El martes y trece no podía ser de otra manera: empezó con visita de emisarios del nuevo G., parece que empieza a tomarme cariño, en semana y media "solo" empiezo a "ser leyenda" como Joe Crepúsculo. Lo de meterse en un lío del que no sabes salir tomó forma, ... pero no pasa nada, siempre queda la posibilidad de bajarse los pantalones, ¿no?.

Además a mis anginas no les gustó que el lunes por la tarde-noche batiese mi record de carrera contínua: 55 minutos, 9 kilómetros aproximadamente. No lo entiendo. El caso es que para darme mi merecido por la tarde me puse con fiebre, visita al médico = placas. Solución = antibiótico + paracetamol. Todo fenomenal...

Y después de ponerme a mi mismo los dientes largos y anunciar en las redes sociales mi presencia el jueves en Aranda de Duero para ver a los Belle & Sebastian, Soleá Morente y los Evangelistas y a los Triángulo de Amor Bizarro no puedo hacer otra cosa que dar la espantá, cual torero mítico o cantante de los Smiths. Y eso que la terna de primeras espadas que íbamos a ir (C., E. e moi) era para poner patas arriba la plaza... En fin, el martes y trece ni te cases ni te embarques.

¿Aún hay más?, pues sí, resulta que fue mi día internacional, el día internacional del zurdo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario