jueves, 25 de julio de 2013

un día cualquiera en ...

Esta canción es obligatoria para correr, es de John Talabot ft. Pional para una maratón en Valencia

Estoy saliendo a correr por la playa todas las mañanas, además ahora corro de manera científica, es decir, salgo con el móvil de B. en el que he descargado una app gestora de carreras, te localiza por el gps y te dice qué distancia has hecho, dónde, qué velocidad, ritmo, media, ... Ahora ya no tengo que hacer suposiciones sobre mi velocidad endiablada (apróx. 9/10 km por hora), ni sobre la distancia maratoniana que recorro ( 6/7 kilómetros). De la mano de la ciencia he constatado que una vieja con prisas corre a más de 10 km/hora, o que mis 36 minutos de carrera contínua dan para 6 kilómetros.

Después desayuno tras 40 minutos de recuperación y cierre de la ventana anabólica, me tomo un café grande con leche en taza frente al mar pirateando  wifi donde leo el correo y pongo y me pongo al día en las redes sociales, incluso escribo un rato alguna entrada del blog que tenéis entre vuestros dos ojos. La terraza de la que os hablo está en Punta Bicaño, que separa Sanxenxo de Portonovo, se llama Gassho y es uno de los descubrimientos de este año, lo mismo te vale para un café de desayuno que para un mojito o un daiquiri de madrugada, siempre en medio de la paz de los pinos y el mar, con la ría de paisaje. Un marco incomparable, vamos.

Por cierto, ¡el daiquiri no puede ser de otra cosa que de limón!, ayer cuando pedí uno me preguntaron que de qué lo quería... estuve a punto de contestarle que lo quería original, que lo quería de sabor original, pero por no ser borde o serio o malo simplemente dije que de limón, gracias. La gente debería leer un poco o ver la tele más.

Continuando con las bebidas tengo que contar que esta semana probé con alborozo la mítica Coca Cola Vanilla, la auténtica americanada. Resulta que en un despacho de agua y pan cerquita del apartamento tienen una cuidada selección de productos made in America de esos que los fanes del american way of life "necesitamos" probar alguna vez en la vida. No puedes ver "American Grafitti" o "Twin Peaks" sin desear tomarte una coca cola (cherry o vanilla) o unos pancakes con sirope de arce. No puedes.

I. y J. se van a Nueva York en septiembre, podrán hincharse a americanismo, ¡qué envidia!. Uno de nuestros destinos obligatorios es NYC, pese a que en la vida hay tiempo para todo aún no hemos ido y sigue en pendientes... Esta misma semana, (y enlazo con el inicio del post), mientras corría por la playa escuchando un podcast de cowboys de medianoche, JL Garci contaba cómo iba apuntando en un cuaderno todas y cada una de las veces que viajaba a Nueva York, pero que cuando llegó a 50 lo dejó... y que ya lleva bastantes más de 100... Garci no es dios pero debería serlo.

PD. hay un libro de Garci que se titula "beber de cine" muy interesante, por eso del bagaje cultural y de no preguntar impertinencias sobre sabores...






No hay comentarios:

Publicar un comentario