miércoles, 5 de junio de 2013

UPPC Un Poco Petarda la Catedrática.

El lunes asistí a un nuevo capítulo de mi serie de ficción cómica preferida de la temporada, Un Príncipe Para Corina. Nuevamente me partí de risa con sus ocurrencias, aluciné por momentos con las descacharrantes tramas y situaciones que tenían preparados para nosotros, los fans.

La misma tarde del lunes leí el periódico (¡oh, qué sofisticado es usted, señor ex-dr!), en concreto la edición impresa de El País (hay que vigilar al enemigo, jajajaja), me encontré el siguiente artículo relativo a la "realeza" de la televisión.

Era el típico artículo sobre el impacto social y mediático de los realitys, alguna declaración de la cadena, lo típico vamos. Pero ¡cómo no tenía que llegar la voz de la razón (debería haber escrito La Razón con mayúscula como el periódico surrealista) para tocar las pelotas!.

La señora Doña Blanca Muñoz López, catedrática de Sociología de la Universidad Carlos III de Madrid, portavoz de la rancia y miope casta ¿culta? empieza a soltarnos perlitas como estas: " Este tipo de televisión apela a lo morboso y a lo reprimido de la audiencia" ¡ZAS y ZAS, dos en la boca, por perturbado!;  “Habría que hablar de un tipo de audiencia de nivel cultural y educativo medio-bajo. También suele haber una audiencia juvenil perteneciente al grupo de los ninis sin estudios ni trabajo”, no contenta con tacharnos de perturbados ahora nos sitúa en la base de la teoría de la evolución, ¿somos el eslabón perdido o unos perdidos directamente?;  Y añade algo más:  “No nos podemos engañar, porque es lo contrario de la realidad objetiva. Es una telebasura con una finalidad malvada que consiste en engañar a jóvenes y a una audiencia de nivel social y cultural bajo”, concluye. Y yo me emociono, porque me ha calado perfectamente, porque nos ha hecho una radiografía perfecta: tarambanas oligofrénicos, maleables analfabetos, desgraciados despreciables... ¡ole tú!, doña Blanca, ¡lo has clavao!.

Se me ocurren varias preguntas (doña Blanca pensará que me las ha chivado alguien, no creo que me considere capaz de juntar cuatro letras y mucho menos de utilizar palabras de más de dos sílabas):
a) ¿qué me propone hacer en vez de ver la tele?, ¿leer a Kafka?, ¿ver cine coreano?, ¿escuchar flamenco? ¿escribir reflexiones en un blog personal?
b) ¿participa usted como contertulia o experta en programas serios e inteligentes como "El gran debate"?, deberían invitarla si no lo han hecho ya.
c) ¿confundimos nosotros la realidad objetiva con la ficción televisiva o es usted la que confunde churras con merinas?

Me quedo aquí con mis vastos conocimientos en bastos asuntos, no estoy solo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario