jueves, 2 de mayo de 2013

La desazón ya no se va a llevar esta temporada

La semana empezó sin ordenador en el trabajo, después de meses malfuncionando por fin me lo iban a arreglar, un buen formateado y a ver qué tal. 

Yo que pensaba que lo iba a echar mucho de menos, pues resulta que por primera vez en muchas semanas me sentí bien, más relajado y libre, trabajando sobre papel y  escribiendo con boli, ¡usé tres colores!, ¡qué maravilla!. Toda la desazón que venía sintiendo desde hace tiempo se disolvió de repente, como si el ruido del ventilador de la CPU fuese la gota malaya que va erosionando la cabeza poco a poco, como si la luz del monitor fuese tan peyorativamente paranormal como la de la tele de Poltergeist. 

Se puede ser feliz sin ordenador y se me había olvidado. Debería intentar seguir haciendo mi trabajo sin su maléfica influencia, conectándome con el mundo vía telefónica y de manera presencial. Por cierto a partir de hoy tendré más presencias en el despacho, ya ha llegado la mininevera y la tengo instalada repleta de cocas, agua con gas, un pintauñas y medio limón reseco para darle un toque cosmopolita y canalla.


No hay comentarios:

Publicar un comentario