lunes, 22 de abril de 2013

bailar con los ojos cerrados (o nunca me entero de nada)

Mi mundo la semana pasada estuvo capitalizado por el regreso de Daft Punk, muchos nervios, noticias y desmentidos, para al final descubrir el single de adelanto, "Get Lucky", otro hit. Aproveché para repasar la corta pero mítica y vapuleada discografía del dúo francés. Ha envejecido fenomenal, un poco como lo que me está pasando a mi (que no se me ha puesto cuerpo de señor), todavía me visualizo en un festival perdiendo la cabeza y destrozándome los pies al ritmo zapatillla de estos dos. Apunto en la lista de grupos a los que tengo que ver sí o sí.

Aunque no sé si merece la pena gastarme la pasta para luego ir y ponerme a bailar con los ojos cerrados. Tengo la manía o costumbre de bailar con los ojos cerrados, así siento mucho más la música, pero por contra me pierdo el espectáculo del escenario. Me acuerdo del año pasado en el PrimaveraSound bailando como una peonza con Saint Etienne parece ser (según J.) que una joven empezó a seguirme el juego y a perrear mis endiabladas coreografías, ella tan contenta y entregada y yo sin enterarme de nada, al final se debió dar cuenta de que su rito de apareamiento estaba cayendo en saco roto y se fue, el caso es que cuando abrí los ojos un buen rato más tarde J. seguía muerto de la risa ... nunca me entero de nada.

"Me gusta bailar con los ojos cerrados"  es el título del precioso prólogo que me dedicó P. para comenzar el libro que no escribí de "el dr. sale a bailar",  de momento seguirá inédito o a lo mejor me da por hacer como el misterioso desconocido que va por la vida escribiendo cuentos y novelas en los márgenes de los libros usados y lo escribo en una edición manoseada de "La conjura de los necios" y la lanzo al mar del bookcrossing deseando que algún día llegue a alguna de vuestras manos y retinas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario