miércoles, 27 de marzo de 2013

placeres culpables

Me dio un arreón culto y pensé en ver la película más controvertida de 2012, "Holy Motors" de Leos Carax, pero el disco duro multimedia dijo que no, que no estaba para cosas raras, me contestó con un diplomático "FILE ERROR".

Tuve que improvisar rápidamente un plan b, así que tiré de hedonismo y empecé con la quinta temporada de True Blood. Lo sé, cada vez es más difícil intentar justificar el seguir este despropósito, pero lo que es cierto es que no puedo dejarlo, constituye uno de esos placeres culpables que tanto me gustan, de los que soy muy fan , cada vez con menos argumentos pero con más pasión.



No hay comentarios:

Publicar un comentario